¿Contener la corrupción es posible?

La corrupción es el mayor flagelo a nivel global porque no permite el avance y desarrollo de las naciones.  Al respecto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) afirma que se pierde anualmente el 2% del PBI mundial sólo en pago de sobornos, monto que se sitúa entre US$1.5 y US$ 2.5 trillones. El Perú no está ajeno a ello, en el 2017 perdió 1% del PBI a consecuencia de la paralización de obras por el caso Lava Jato.

Desde el sector empresarial, el Consejo Privado Anticorrupción (CPA) -organización conformada por 24 instituciones entre gremios empresariales y organizaciones con el objetivo de abrir un espacio que lidere iniciativas y políticas concretas en la lucha frontal contra la corrupción- impulsa una serie de iniciativas para reflexionar, conocer y proponer mecanismos que ayuden a combatir la corrupción en el Perú.

Es así que en el conversatorio “¿Cómo contener la corrupción?”, representantes y especialistas del sector privado y la academia del Perú, Brasil y Argentina coincidieron en señalar la necesidad de contar con un nuevo contrato social y esfuerzo colectivo avanzando sobre problemas específicos, además de un liderazgo del más alto nivel que combata la corrupción a través de redes y círculos virtuosos anticorrupción.

Objetivo central: lucha contra la corrupción

Para Roque Benavides, presidente de la CONFIEP, el Perú no puede paralizarse por la corrupción. “Necesitamos un Poder Judicial fuerte y justo; y permitir que la economía siga creciendo para seguir luchando contra la pobreza”. Agregó que cada una de las personas debe hacer su propio esfuerzo y actuar con toda integridad.

Martín Naranjo, presidente de Asbanc, sostuvo que la corrupción debe ser vista como un síntoma que refleja la ausencia de un estado de derecho, porque eso permitirá diseñar mejor lo que corresponde hacer para combatirla.  Por lo que resaltó que a “mayor libertad económica es menor la corrupción”.

En el plano internacional, Renata Alves de Figueiredo, Coordinadora General de Integridad – Secretaría de Transparencia y Prevención de la Corrupción de Brasil, mencionó que el camino para contener la corrupción es largo. Sin embargo, dijo, como consecuencia de los actos de corrupción ocurridos en su país se creó una iniciativa donde el rol del empresariado jugó un papel importante y posteriormente se dio la Ley Anticorrupción en el 2014 que ha sido muy positiva.

En el caso de Argentina, Guillermo Jorge, especialista en lucha contra la corrupción y Managing Partner Governance Latam en Argentina, detalló que la mejor manera para reducir la corrupción es encararla sectorialmente, de manera colectiva, y con incentivos económicos y comerciales donde la participación del gobierno es importante. Ejemplo de ello, dijo, es lo que ocurrió en su país: “la industria marítima, donde la Red Marítima Anticorrupción rompió el equilibrio de corrupción con otras industrias”, logrando un cambio positivo en un periodo de 3 años.

Desde la parte de la academia, el ex defensor del Pueblo y director del Instituto Ética y Desarrollo de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, Eduardo Vega, señaló que hoy en día tenemos la oportunidad de enfrentar la corrupción a través de las nuevas autoridades regionales y municipales. “La academia debe seguir investigando para desentrampar los nudos de la corrupción”, afirmó.

El conversatorio “¿Cómo contener la corrupción?”, fue moderado por el director ejecutivo del CPA, Eduardo Herrera y contó con la asistencia de líderes empresariales, representantes de la academia y líderes de opinión.

​​Teléfono:

(511) 415-2555

Contáctanos: 

Av. Víctor Andrés Belaúnde 147,
Edificio Real Tres, Of. 401.
San Isidro, Lima, Perú.